Exigimos castigo a los culpables de los obreros venezolanos asesinados

Versión para impresoraVersión para impresoraSend by emailSend by email
Autor: 
Bloque Popular Juvenil

Con gran indignación recibimos la noticia del asesinato de los obreros de Mitsubishi y Macusa: Pedro Suárez y José Mercano, el pasado 29 de enero, cuando la policía de Anzoátegui intentaba desalojar a cientos de obreros de la planta de Mitsubishi. La clase obrera venezolana es un ejemplo de lucha para los oprimidos de toda América, en nuestro país la represión contra el movimiento obrero y juvenil es constante, suele haber asesinatos de jóvenes activistas y sindicalistas que hacen pasar como asesinatos comunes de los pandilleros, nuestro actual gobierno es de los más reaccionarios del continente, declarado abiertamente anticomunista, pero este tipo de acciones no deberían de ocurrir en un país como Venezuela, que tiene una revolución que se declara socialista. Esto muestra que sigue habiendo estructuras y elementos del actual estado que no corresponden con los intereses de nuestra clase. Desde El Salvador exigimos el esclarecimiento de los hechos y que los culpables materiales e intelectuales de este vil asesinato vallan a juicio y sean castigados. Exigimos al gobernador de Anzoátegui, Tarek William Saab, cese las hostilidades y represión contra los trabajadores de MMC y desista de sus intentos de querer desalojar a los obreros que han ocupado las fábricas ocupadas. Le solicitamos al gobierno de Hugo Chávez que tome cartas en el asunto para esclarecer los hechos, nacionalice Vivex y resuelva las demandas de los trabajadores de Mitsubishi.

Manifestamos nuestra solidaridad y las más sinceras condolencias a los familiares y compañeros de Pedro y José, mártires de la clase obrera, sepan que su ejemplo nos acompañara en la lucha por transformar esta sociedad en una donde los obreros sean dueños de la industria y la banca y terminemos con la explotación, la opresión y la represión. El mejor homenaje que les podemos rendir es luchar hasta alcanzar una autentica sociedad socialista.

San Salvador, 30 de enero de 2009